Miércoles 23 de Abril de 2014
Vuelta al mundo
Viernes 3 de Mayo de 2013, 05:16 pm

Obama enfrentó protestas por deportaciones durante su visita a México

Diversas organizaciones sociales de México protestaron en rechazo a las políticas migratorias y de deportaciones de Estados Unidos, esto durante la visita del presidente Barack Obama en México. teleSUR

Hasta ahora Obama no ha podido brindar una solución al problema de los indocumentados mexicanos en su país (foto: EFE)

     

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, culminó este viernes una visita de dos días a México, en medio de protestas por las crecientes deportaciones de mexicanos indocumentados.

Miles de personas convocadas por el Movimiento Migrante Mesoamericano protestaron la víspera frente a la embajada estadounidense de la capital mexicana para solicitar al mandatario que ponga fin a las deportaciones.

En su visita, Obama resaltó la disminución de la migración ilegal a través de la frontera común durante su administración. Sin embargo, cabe destacar que su gestión ha registrado el mayor número de deportaciones de mexicanos, que aumentaron en un 30 por ciento al pasar de 300 mil en el gobierno de George W. Bush a 500 mil en la primera parte de su gerencia.

El jefe del gobierno estadounidense reiteró su promesa de una reforma migratoria que le conceda estatus legal de residencia a millones de emigrantes en su país.

En ese sentido, Obama se mostró "absolutamente convencido" de que el Congreso de su país aprobará una reforma migratoria este año para legalizar la situación de 11 millones de trabajadores indocumentados.

Por otro lado, el mandatario reconoció que EE.UU. se ha fortalecido con las contribuciones extraordinarias de los inmigrantes de México y de los estadounidenses de origen mexicano, que enriquecen a ciudades como la suya, Chicago (noreste). 

"Sin el gran apoyo de los hispanos, incluyendo muchos mexicano-americanos, yo no estaría ante ustedes hoy como presidente de Estados Unidos", aseguró. 

En EE.UU. residen más de seis millones de mexicanos indocumentados, quienes corren el riesgo de ser sacados por la fuerza de ese país.

Por ello, familiares de emigrantes radicados en la nación norteamericana reclamaron en México a Obama terminar con su doble discurso, porque por un lado plantea una reforma migratoria para mantener a las familias unidas y, por otro, crecen las redadas y deportaciones.

Las deportaciones y persecución de indocumentados mexicanos residentes en territorio estadounidense representa uno de los problemas más acuciantes en las relaciones entre ambos países, más allá de la aparente cordialidad en la cual transcurrió la visita.

Obama y el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se reunieron la víspera en el Palacio Nacional con una agenda centrada en temas económicos, pero también se abordaron asuntos obligados en la agenda de ambos países como seguridad y migración.

Las deliberaciones versaron sobre temas como la lucha contra la delincuencia organizada, el lavado de dinero y la inseguridad en la frontera entre ambas naciones, donde con mayor fuerza opera el narcotráfico, estimulado por la demanda de drogas en Estados Unidos.

Esta es su cuarta visita a este país como presidente estadounidense. Por la tarde, Obama viajará a Costa Rica, donde se reunirá con su homóloga de ese país, Laura Chinchilla, y después tendrá una cena de trabajo con los mandatarios centroamericanos.

teleSUR-PL/EFE/AFP/mt - GP
  • descargar
  • descargar audio
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales