Domingo 20 de Abril de 2014
Latinoamérica
Viernes 14 de Septiembre de 2012, 02:52 pm

Economías del Mercosur conforman el quinto producto bruto del mundo

El ministro argentino Julio de Vido considera positiva la unión de las economías de las naciones que integran el Mercado común del Sur (Mercosur) porque permitirá potenciar las capacidades de cada uno de los territorios en beneficio de sus pueblos (teleSUR)

"Como unión vamos a generar procesos de cambios", expresó de Vido. (Foto: teleSUR)

     

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de Argentina, Julio de Vido, manifestó este viernes que los países miembros del Mercado Común del Sur (Mercosur) generarán un proceso de cambio para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región.

En entrevista para teleSUR de Vido destacó que regiones de América Latina fueron “durante siglos despojadas y brutalmente marginadas del crecimiento del desarrollo fundamentalmente de una calidad de vida mejor”.

Resaltó la enorme potencialidad que tiene Venezuela, recientemente incorporada al bloque, para producir alimentos y Argentina, que es uno de los principales proveedores de alimentos con altos volúmenes en el mundo.

De Vido añadió que estas naciones junto a Brasil, “ponen a la región en un punto muy importante a nivel mundial y fundamentalmente la capacidad que tengamos para potenciar la propiedades de nuestros territorios”.

A continuación, teleSUR transcribe de manera íntegra la entrevista realizada al ministro argentino Julio de Vido:

P: El tema que nos convoca en esta ocasión es de primera importancia, la economía en la región suramericana concretamente a partir de la visión y experiencia de uno de sus actores fundamentales, nos referimos a la República de Argentina por eso me da mucho gusto conversar con el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de Argentina, Julio de Vido. Gracias por su presencia, bienvenido a teleSUR.

R: Es un gusto recibirlos aquí en nuestra casa que es la embajada de Argentina en Caracas - también de alguna manera es nuestra casa- y después de dos jornadas fuertes de trabajo con los ministros (Nicolás) Maduro, (Ricardo) Menéndez y (Rafael) Ramírez para profundizar mucho más la integración entre los dos países y encarar el desafío que tenemos por delante que es el Mercosur.

Hablemos justamente de integración y hablemos del Mercado Común del Sur (Mercosur). La incorporación de Venezuela a este bloque regional cambia, le da un nuevo tono a este panorama económico hacia el futuro para la región. ¿Cómo lo ve usted?.

Yo lo veo con una gran expectativa es un tema que nos desafía a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay que son parte de esta especie que se quiso definir en una unión aduanera en términos técnicos, pero en políticos es mucho más que esto. Estas economías unidas son prácticamente el quinto producto bruto del mundo, tiene las mayores reservas energéticas del planeta, las mayores reservas alimentarias y uno de sus miembros que es el Brasil con una escala importante a nivel mundial y además como el conjunto de todos nuestros habitantes son un gigantesco mercado interno también de consumo.

Creo que articular este desafío que dejaron planteado en Brasil en el año 2005-2006 los presidentes (Luiz Inácio) Lula, (Néstor) Kirchner y el comandante Chávez es nuestra principal tarea y los hablábamos con los ministros venezolanos ayer. Creo que de aquí en adelante será nuestra tarea primordial.

Es un reto importante. Efectivamente Mercosur ya como economía a nivel de bloque estamos hablando de la quinta economía a nivel mundial. Tocaba usted un tema importantísimo que es el energético. ¿Qué papel juega el petróleo, el gas y los hidrocarburos en esta cohesión regional?.

Venezuela con su Faja del Orinoco, que es la primera reserva de petróleo del mundo, el crecimiento de las reservas de gas en Venezuela, Argentina ha descubierto volúmenes de gas importantes, creo que la recuperación por parte de Argentina de YPF junto con Petrobras y Pdvsa van a ser sin duda una sinergia muy fuerte con una gran presencia en el mundo.

Por otro lado, la enorme potencialidad también que tiene Venezuela para producir alimentos, más allá de la capacidad enorme que tiene Argentina que es uno de los principales proveedores de alimentos con volúmenes del mundo junto también con Brasil, creo que ponen a la región en un punto muy importante a nivel mundial y fundamentalmente de la capacidad que tengamos para potenciar nuestras capacidades en cada uno de nuestros territorios.

Como unión vamos a generar un proceso de cambio y de mejora en la calidad de vida de los habitantes desde estas regiones, luego de haber sido durante siglos despojados y brutalmente marginados del crecimiento, del desarrollo fundamentalmente de una calidad de vida mejor.

El tema de YPF me gustaría abordarlo a mayor profundidad más adelante, pero antes me gustaría hablar de su experiencia y de las conversaciones que sostuvo usted aquí en Caracas con la delegación de la República de Argentina que se reúne con importantes funcionarios del Gobierno venezolano. Podría explicarnos el alcance de estas conversaciones, el alcance de estos acuerdos.

Los acuerdos se van a firmar mañana en Pdvsa tengo entendido. En el día de hoy una reunión de más de 80 empresarios argentinos y más de 75-80 empresas venezolanas con voluntad de sinergizar negocios en el área de servicios y de facilidades del sector hidrocarburífero, en este caso Pdvsa.

Sin duda alguna esa misma potencialidad luego se trasladará a Argentina donde ya trabajan esas empresas y poder generar un proceso de ida y vuelta con las empresas hermanas privadas venezolanas.

Creo que la obligación que tenemos de crear un grupo de empresas de servicios de la actividad petrolera, es un gran desafío que tenemos por delante. En este caso el ministro Rafael Ramírez y yo, conjuntamente con la ministra Débora Giorgi de Argentina que me acompaña en la delegación, con el ministro Menéndez, para más allá del crecimiento de nuestras empresas madres que es el caso de YPF, Pdvsa, Petrobras y de Brasil, fundamentalmente el crecimiento de la pequeña y la mediana empresa de servicios que genere y produzca tecnología propia, como le llamo yo soberana, que permita un desarrollo autónomo y fundamentalmente que la plusvalía de la exploración y la extracción de los hidrocarburos quede en nuestros territorios.

El tema de las telecomunicaciones y concretamente en marzo se firmó entre Venezuela y Argentina un convenio que tenía que ver con el impulso a un tema importantísimo para el futuro que es el de la televisión digital. ¿Qué avances podemos reportar, de qué avances podemos hablar?.

En Argentina tenemos ya cubiertos, quiero decir que la televisión digital es una señal libre y gratuita que se emite a través de estaciones terrestres fijas. Acá hay una que se va a inaugurar mañana en Mesedores (Caracas) y el presidente Chávez el día 29 va a inaugurar creo que son 13 o 14 puntos fijos más que va a significar una cobertura importante en el territorio venezolano.

En Argentina estamos en un 75 por ciento del territorio cubierto y es un sistema que no viene a competir contra nadie, viene a incluir a todos porque con un pequeño decodificador y una pequeña antena cualquier vecino va a poder recibir, en el caso de Argentina, cerca de 23 señales que van a llegar a ser 44 en el transcurso del próximo año.

En Argentina vamos a tener cubierto el 90 por ciento del territorio con la señal a fin de este año. Es un acuerdo que inicialmente firmamos con el Gobierno de Japón y con el Gobierno de Brasil y se transformó en una norma ya japonesa brasileña argentina. Ahora con la incorporación de Venezuela va a ser japonesa brasileña argentina venezolana porque es de tecnología abierta, es decir, que cualquier adelanto o agregado tecnológico que los países haga en foros internacionales se va a poder incorporar. No es un paquete cerrado donde nos venden distintos elementos para generar una determinada imagen, pero que nosotros somos testigos mudos en cuanto a lo que es la economía de escala en cada uno de nuestros países en materia de comunicaciones.

Lo que queremos es que en Argentina y Venezuela se desarrolle un sector que sea el que abastezca de los elementos como decodificador y pantallas de televisor. Lo que acabamos de traer es tecnología argentina, pero pretende ser argentina-venezolana, por lo que estamos trabajando con el ministro Menéndez para que haya un proceso de transferencia tecnológica porque nuestro acuerdo que es el fideicomiso de intercambio energético que se firmó en abril de 2004 lo que estimaba era que siempre que venía un producto terminado, sea tractores, cosechadoras o la televisión digital, venía con la correspondiente tecnología y con vocación de que quien venda un tractor tiene que tener vocación de armar su planta aquí y fabricar y proveer tractores en Venezuela. Ese es el espíritu de Kirchner y Chávez del 2004 que se mantiene hoy inalterable con la presidenta Cristina Fernández.

¿Digamos que de algún modo la región estaba rezagada en ese sentido porque se ha avanzado en otras regiones?

Más allá del proceso de transferencia tecnológica que es fundamental para el desarrollo de cada país, la idea no es generar un sujeto vendedor y comprador sino socios que intercambien productos que uno tiene y el otro no, pero que haya un proceso de transformación para que cada uno pueda proporcionárselo por si mismo . Cuando en el año 2004 firmamos el convenio de complementación energética es de intercambio comercial entre dos países a 156 millones de dólares. El año pasado superó los tres mil 200 con una gran ventaja que hemos firmados distintos acuerdos este año y el año anterior que hoy nos permiten que ese volumen de intercambio comercial no pase por el dólar. Lo que se compra en Argentina se vende en pesos y lo que se compra en Venezuela se vende en bolívares.

¿Se firmó un convenio con Uruguay en ese sentido recientemente?

Desconozco. Pero nosotros con Venezuela tenemos en el marco del fideicomiso y de complementación energética un proceso por el cual lo que Venezuela compra en Argentina lo paga en pesos y lo que Argentina compra en Venezuela lo paga en bolívares.

Recientemente se dio un anuncio por parte del Gobierno argentino de crear una empresa en el sector de comunicaciones para participar en el mercado de la telefonía celular. ¿Qué implicaciones va a tener esto para los inversionistas del sector, pero para el sector en general cómo lo ve usted?.

Argentina en época del presidente Kirchner en el año 2006 creó una empresa de soluciones satelitales, que es la desarrolladora de todo este proceso de televisión digital. Es la que ha negociado con el Ministerio de Industria y con el Ministerio de Comunicación de Venezuela esta venta de tecnología inicial.

Esta empresa la semana pasada por decisión de la Presidenta se ha hecho acreedora del 25 por ciento de la frecuencia de telefonía celular. Esto le va a permitir tener una activa participación en el mercado.

Estuvimos hablando con el ministro Ramírez y Nicolás Maduro para comentar la experiencia y generar un proceso de intercambio y ver qué podemos hacer en la materia de telefonía celular en ambos países.

La idea no es que el Estado avasalle, simplemente había un porcentaje de la frecuencia que no estaba debidamente utilizada en Argentina que las distintas empresas generaban situaciones de índole monopólico o de falta de patrimonio para poder encarar el desarrollo de la tecnología o la aplicación de la tecnología para mejorar las comunicaciones. Entonces, decidimos como Estado tener presencia porque con lo que es banda ancha con fibra óptica, la televisión digital y ahora la televisión celular el Estado ha demostrado que es un Estado presente, activo, que tiene inquietudes, voluntad y capacidad para saber de tecnologías y además asociarse con el pequeño y mediano empresario nacional.

Siempre que se dan decisiones gubernamentales los ciudadanos, en este caso los argentinos, se preguntarán cómo me va a beneficiar a mi el usuario de telefonía celular, el ciudadano en Argentina. ¿Qué beneficio va a haber a partir de esta decisión del Estado argentino?.

Cuando nosotros asumimos el gobierno en mayo 2003 en Argentina había seis millones de celulares hoy hay 42 millones de celulares producto de la promoción que hizo del consumo no del celular sino del consumo del crecimiento y de la demanda del mercado interno que ha tenido Argentina producto del modelo de transformación digamos de índole nacional y popular.

Las empresas invirtieron hasta un determinado nivel, luego lo han estado haciendo en el volumen y la necesidad que el usuario y que el mercado local planteaba. Entonces decidimos participar nosotros y como la televisión digital lo hicimos bien en dos años, la misma presidenta Dilma Rousseff me reconocía en días pasados en mi visita a Brasil que estaba sorprendida por el adelanto que había hecho Argentina que en muy poco tiempo en menos de dos años había podido cubrir el 75 por ciento de su territorio. Creemos que el Estado tiene para dar y fundamentalmente que hay sectores de la actividad privada de origen nacional que también tienen capacidad de sinergizar con el Estado y ocupar un nicho que hasta ahora no habíamos ocupado que de alguna manera nos limitaba en nuestro afán de ser autónomos y soberanos en la aplicación y crecimiento de la política de comunicación.

Vamos a entrar de lleno en el tema de YPF. Usted ha hablado de un proceso irreversible de recuperación y así lo ha consignado la prensa argentina. Se anuncia un ambicioso plan de inversiones a través de varios mecanismos con una serie de metas fijadas hacia el futuro. ¿Qué viene para YPF, cuál es el panorama que se plantea a futuro para esta empresa?.

Nosotros primero queremos llevar, con la potencialidad que hoy tiene Argentina, a la plenitud de la producción. Nosotros estábamos siendo de alguna manera condicionados y en algunos casos casi extorsionados para que hagamos transferencias al mercado interno de los valores de los hidrocarburos esta era una vocación que tenían las empresas productoras, entre ellas YPF.

En el marco de esa condición empezaron a limitarnos los volúmenes de productos necesarios para hacer funcionar el mercado interno y el Estado tenía que salir a importar combustible. De ahí el origen de la relación con Venezuela del fideicomiso. En el caso del fideicomiso, fue una situación que se resolvió en forma virtuosa, pero cuando hay que ir a comprar en el mercado internacional eso es ir para atrás en vez de tener recursos para el desarrollo nacional estamos volcándonos a la compra de combustible cuando nosotros tenemos petróleo que no se explotaba debidamente. Esa fue la causa de la decisión de la presidenta para tomar la iniciativa en la empresa YPF y ponerla al servicio de los argentinos.

En este momento estamos buscando a través de convenios que hemos firmado por ejemplo con Pdvsa para poder trabajar en campos maduros aquí en Venezuela YPF-Pdvsa en la Faja del Orinoco, en el área que tenía asignada la empresa Enarsa y también en el sur argentino para que Pdvsa participe en la extracción y puesta en valor del gas en arenas confinadas en el yacimiento vaca muerta.

Tenemos proyectos como una planta de regasificación de gas líquido que vendría de aquí de Venezuela. Hay un proyecto para trabajar en el destilado en el territorio argentino de los cubos pesados que vengan de la Franja del Orinoco cuando pongamos en funcionamiento el área que estamos trabajando con Rafael Ramírez y fundamentalmente lo que ha abarcado el día de hoy, es la puesta al servicio del desarrollo petrolero de los dos países, de nuestras empresas de servicio en este caso pequeñas y medianas empresas privadas argentinas y venezolanas trabajando en conjunto que fue el sueño de Kirchner y Chávez cuando firmaron en el 2004 este acuerdo.

En otro tema, usted hacia recientemente un llamado a las provincias argentinas a no endeudarse y es que el caso de Argentina como país ha sido un ejemplo en el manejo de deudas. ¿Cómo hacer para no endeudarse, para continuar con los proyectos de infraestructura sin perder autonomía, es decir sin contraer deudas con organismos internacionales, cuál es la fórmula?.

Yo lo que dije fundamentalmente es no endeudarse para la elevación de gastos corrientes.

El financiamiento para grandes obras de infraestructura, para grandes bienes de capital, para ponerlos al servicio de la sociedad y el desarrollo industrial de un país es inevitable.

Lo que pasa, es que cuando uno se endeuda para elevaciones corrientes las tasas de interés son más altas, los plazos de gracia prácticamente desaparecen y fundamentalmente la sumisión del deudor con el acreedor hace que se frene inmediatamente el crecimiento de un país o de una provincia.

A eso fue lo que le dijimos no, porque tenemos la experiencia de lo que pasó en Argentina, tenemos la experiencia de la pelea y la lucha que tuvo que dar el presidente Kirchner para desendeudar a Argentina y ahora la presidenta Cristina que el mes pasado terminó de pagar parte de la deuda local del corralito.

Entonces esto es lo que hay que ver una vez que uno se endeuda para gastos corrientes el proceso de crecimiento el proceso de sumisión del deudor hace que prácticamente el Gobierno, la administración pase de la política a los acreedores, que normalmente son bancos o fondos que están interesados en cobrar su deuda , pero no en desarrollar al país, a la región o a la provincia que fue objeto de ese préstamo.

El Gobierno argentino también ha hecho llamados a que la industria nacional participe cada vez más en la economía del país. En su visión ¿Cuáles son esos sectores industriales que detecta usted son esos motores que van a sacar adelante e impulsar a Argentina?

Hablamos al principio de los desafíos del Mercosur, hoy hablaba con la Ministra de Industria argentina y con los ministros venezolanos que estaban ahí presente. El Mercosur importa en nuestra zona, ahora incluido Venezuela, 500 mil millones de dólares al año, de distintos tipos de productos: alimentos, sumos energéticos, vehículos, industria metal mecánica, que se producen en nuestros países, si nosotros simplemente lográramos apropiar un 20 por ciento de esos 500 mil millones de dólares el destino de Mercosur es imparable, la mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos va a ser insuperable en el mundo cuando uno ve el panorama que ofrece Europa con esa gigantesca ola de desempleo, lo que le ha costado a Estados Unidos salir de la crisis del 2009 , esto creo que es realmente el desafío por venir, es decir, poder con lo nuestro abastecernos, complementarnos y fundamentalmente generar un proceso de desarrollo, de integración e intercambio en transferencia tecnológica que permita romper la relación cliente – vendedor sino una verdadera relación de socios y hermanos.

Argentina ha hecho llamados también en los últimos días a los inversionistas fuera y dentro del país, a que confíen en la solidez de la economía de Argentina ¿Cómo hacer que este mensaje trascienda?.

Hoy YPF tiene valores negociables en el mercado por el valor de mil 500 millones de dólares , con tasas de interés sumamente razonable y ahí está el claro resultado, la convocatoria tuvo éxito y el éxito está en la construcción política diaria y permanente y en la seguridad de que nuestra Presidenta blinde al sector industrial, que diría yo es el objetivo de sus mayores desvelos.

Ha sido un gusto compartir con tantos amigos este lindo momento, gracias.

teleSUR/sa/KMM
  • descargar
  • descargar audio
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales