Miércoles 16 de Abril de 2014

Bajo la Lupa

Sarkofobia: rebelión contra el euro y la "austeridad Merkel"; ¿alianza de Francia con los BRICS?

Por Alfredo Jalife-Rahme

La categoría dicotómica de "izquierda" y "derecha", aunque necesaria, es insuficiente y deficiente para entender la crisis terminal de la globalización financierista, cuando los radicalismos del espectro político se han coaligado en su contra para que sobrevivan las naciones.

Los radicalismos de "derecha" y/o "izquierda" han coincidido en su rechazo nacionalista a la globalización financierista y, en el caso europeo, en su triple aversión al euro, a la "austeridad Merkel" (fiscalismo castrante que beneficia a la parasitaria bancocracia) y a las caducas recetas del disfuncional FMI.

Today’s Zaman (8/5/12) condensa que el triunfo de F. Hollande imprime "una nueva dirección" que "puede propinar un golpe mortal a la austeridad que ha sido la piedra de toque de Europa en los años recientes" y comenta que "la personalidad del líder pro Estados Unidos" (¡súper sic!) Sarkozy "probó ser demasiado amarga de digerir para los votantes".

Wayne Madsen Report (7/5/12) sintetiza la revuelta ciudadana, de extrema derecha/izquierda, contra la bancocracia, el FMI y la austeridad neoliberal monetarista de la canciller Merkel cuando "surge en toda (sic) Europa la izquierda anti FMI y anti banqueros": 1) "el socialista Hollande derrota a Sarkozy: la austeridad es anatema"; 2) "el partido socialista del difunto líder S. Milosevic, opuesto al FMI, decide quién gobernará en Serbia"; 3) "la extrema izquierda antieuropea y los neofascistas surgen en Grecia: adiós a los partidos pro austeridad"; 4) "se espera que la izquierda anti euro gane las elecciones locales en Italia: se esfuman los partidos de derecha", y 5) "Merkel derrotada en Schleswig-Holstein: el centro-izquierda formará el gobierno".

Le faltó el humillante resultado de las elecciones municipales en Gran Bretaña, donde fue vapuleado el Partido Conservador del premier David Cameron, otro adicto a la "austeridad" ajena: la de los ciudadanos (para favorecer a la parasitaria bancocracia).

La putrefacción de Sarkozy, efímero "conquistador petrolero" de Bengasi, había alcanzado niveles nauseabundos: GEAB (16/4/12) cita 11 megaescándalos de su bribonería financiera, bajo investigación judicial, siendo el más espectacular el financiamiento electoral por Kadafi (¡quien se vengó desde ultratumba!).

GEAB detecta una revuelta del "provincialismo contra las élites parisinas". El Partido Socialista arrebató la ciudad de París cuando parte de su triunfo se debió a la fronda de la "Francia profunda": la sarkofobia de Marine Le Pen (extrema derecha), de F. Bayrou (centro-derecha) y de Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda).

Fustiga "el desierto (sic) intelectual" de "su élite mercenaria o castrada". ¿No es, acaso, la lubricada descerebración a la que lleva la globalización financierista?

Vaticina que Merkel, “quien depende del apoyo del Partido Social Demócrata y los verdes”, tendrá que aceptar el "nuevo pacto de crecimiento" de Hollande.

Avizora, a fin de año, el lanzamiento de eurobonos y un préstamo público superlativo ("Préstamo Carlomagno") para la eurozona por 500 mil millones de euros a 10 años y a una tasa de interés de 5 por ciento, garantizado por el sistema monetario europeo, que tendrá dos propósitos: 1) disminuir el nivel de deuda en la eurozona a un umbral máximo de 30 por ciento de su deuda soberana "con el fin de marginalizar la influencia de los mercados financieros internacionales" controlados por Wall Street y la City; y 2) "estimular el crecimiento de la eurozona mediante inversiones estructurales" en infraestructura (transporte, servicios públicos, educación, investigación, salud, etcétera). ¡Todo lo contrario del neoliberalismo!

Juzga que el triunfo de Hollande reanudará el ataque anglosajón contra los países vulnerables de la eurozona (los despreciados "PIIGS": Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España), cuando la "economía y la situación financiera de Gran Bretaña prosiguen su deterioro" (nota: ya padece la "recesión de doble hundimiento"), mientras "desaparece el espejismo de la recuperación de Estados Unidos".

Los primeros dos años de Hollande se caracterizarán por dos grandes tendencias: 1) "afirmación de la política gaullista europea (o Mitterrand-gaullista), es decir, la prioridad estratégica de implementar una política exterior independiente (sic)"; y 2)"exploración de una asociación futura euro-BRICS (¡súper sic!)". ¿Los dejará la tripleta israelí-anglosajona?

La prensa anglosajona, en particular The Economist, ya no se diga el “laissez-faire” de Obama –sin contar la consternación de Israel ante la pérdida de su aliado Sarkozy (DEBKA, 7/5/12)–, se había pronunciado obscenamente contra Hollande.

GEAB desprecia la próxima cumbre del G-20 en Los Cabos (que, a mi juicio, estará pornográficamente controlada por el financierismo israelí-anglosajón), mientras concede enorme importancia (cual debe ser) a la cumbre del G-20 en Moscú el próximo año, donde resaltarían "los puntos comunes de la convergencia euro-BRICS a escala internacional (reforma del FMI y del Consejo de Seguridad de la ONU)" y, "especialmente, la reforma fundamental del sistema monetario internacional (la sustitución del dólar de Estados Unidos como divisa de reserva)", lo cual en su conjunto "contribuirá decisivamente al desarrollo de la gobernabilidad del mundo de la post crisis".

GEAB anticipó las "consecuencias" del triunfo del socialista Hollande en su dimensión local, regional y global: Francia, eurozona, Unión Europea, OTAN, G-20 y "euro-BRICS" (la hipotética alianza del euro con el emergente bloque pentapartita).

Considera que el ascenso de Hollande, "socialista gaullista" muy sui generis, "es más importante desde el punto de vista geopolítico (sic) que la elección en Estados Unidos", donde "su sistema político padece parálisis general".

A su juicio, "ha empezado una serie de sublevaciones estratégicas (sic) que afectarán a Europa y que acelerarán en forma significativa los cambios geopolíticos (sic) en curso a escala global desde 2008".

Aunque "Francia es un país menos poderoso que Estados Unidos, ocupa una posición estratégica en Europa y en el mundo, que lo colocará como un actor principal en la emergencia del mundo de la post crisis".

Comenta que "Hollande ha declarado diáfanamente su intención de explorar en forma activa las posibilidades de asociación con los BRICS (¡súper sic!)", lo que rompe de tajo con la "integración incondicional" de Sarkozy al "eje Washington/Tel Aviv". ¡Muy interesante!

Los círculos eurocéntricos coronan a los BRIICS con una "I" adicional: Indonesia (la mayor población islámica del mundo, además de potencia energética), cuya importancia geoestratégica conocen muy bien tanto el mismo Obama como el hoy defenestrado ex subdirector del Pentágono Paul Dundes Wolfowitz (zar de los neoconservadores straussianos, vinculado al nepotismo bushiano).

GEAB, amén de francocentrista, parece muy angelical frente a las malignas veleidades balcanizadoras de la tripleta israelí-anglosajona.

Mis fuentes europeas me aseguran que el Vaticano ve con buenos ojos el acercamiento "católico" con los BRICS con el fin de romper con el "paganismo hipermaterialista" de la perniciosa especulación financierista de los Shylocks posmodernos a los dos lados del Atlántico Norte.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/05/09/opinion/018o1pol

Acciones de Documento
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales