Viernes 25 de Abril de 2014

Penultimátum

La Iglesia ortodoxa forma parte del Estado griego; el parlamento reza a la apertura de cada sesión de trabajo, los ministros juran sus cargos ante los libros sagrados, el catecismo se enseña a los niños en forma obligatoria en todas las escuelas.

Por La Jornada

La Iglesia ortodoxa forma parte del Estado griego; el parlamento reza a la apertura de cada sesión de trabajo, los ministros juran sus cargos ante los libros sagrados, el catecismo se enseña a los niños en forma obligatoria en todas las escuelas.

Uno de los frutos de este integrismo político-administrativo-religioso es que la Iglesia no paga impuestos pese a ser el principal terrateniente del país, poseer hoteles de lujo, inmuebles y recibir legados y donaciones. Tampoco informa a las autoridades sobre el monto de su enorme riqueza.

Desde hace 60 años el gobierno heleno paga los sueldos de los sacerdotes (unos 9 mil) que cobran, en promedio, mil 350 dólares al mes. Los más viejos gozan de pensión. Pero estos rubros (le cuestan a los ciudadanos cada año más de 300 millones de dólares) se han visto afectados por los recortes aprobados por el parlamento para paliar la quiebra de las finanzas públicas.

Agreguemos que los popes indican por quién deben votar los creyentes, lo que en el mar de complacencias Estado-Iglesia explica por qué durante tanto tiempo Grecia y sus instituciones han caído en manos de los políticos corruptos de la derecha. Sin faltar escándalos por fraudes y lavado de dinero en los que han participado integrantes de la Iglesia, políticos y funcionarios.

En plena crisis económica y social las autoridades pidieron a la Iglesia rendir cuentas sobre su riqueza, colaborar para salir de la quiebra en que se encuentra el país. Por ejemplo, pagando, como todos los demás propietarios, una tasa especial por sus incontables bienes inmobiliarios. Y además, por vez primera, por sus ingresos comerciales y las donaciones que recibe.

La Iglesia asegura que sí paga puntualmente sus "obligaciones fiscales legales", que el año pasado ascendieron a unos 3.2 millones de dólares, suma ridícula habida cuenta de la inmensa riqueza que posee.

Ahora la Iglesia ayuda a quienes están en la pobreza abriendo comedores populares. En Atenas creó un servicio de atención médica para los no asegurados a cargo de médicos voluntarios.

Monseñor Ierónimos, arzobispo de Atenas y primado de la Iglesia ortodoxa, critica agriamente la burocracia y las extremas medidas de austeridad impuestas por la Unión Europea a su país. Dice que quieren convertir a su patria en colonia, "dañando gravemente nuestra dignidad nacional y nuestra independencia".

Llamó a la rebelión, pero "armados con los principios y valores de la nación", a fin de enfrentar la terrible crisis que padecen millones.

¿Por qué esa actitud tan crítica y bravía? Es que el domingo hay elecciones en medio de la insatisfacción ciudadana con los políticos y la Iglesia. El clero influye poderosamente en los votantes. Y desea que, gane quien gane, no toque su inmensa riqueza.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/05/04/opinion/a08o1cul

Acciones de Documento
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales