Viernes 25 de Abril de 2014
Latinoamérica
Miércoles 4 de Abril de 2012, 08:26 am

Situación político-militar maliense cada vez más compleja

Por Prensa Latina

Situación en Mali es compleja. (Foto: Efe)

Situación en Mali es compleja. (Foto: Efe)

     

La situación político-militar maliense es cada vez más compleja, a pesar de que los componentes de la crisis se pronuncian por el diálogo y la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (Cedeao), demanda sanciones.

Desde el pasado mes de enero, cuando reapareció fortalecido el Movimiento de Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), cuya composición social proviene en su mayoría de la comunidad tuareg, hasta ahora, cuando se debate acerca de la credibilidad del sector castrense vinculado al golpe de Estado, todo fue de mal a peor.

Es difícil dar respuestas a todas las interrogantes del proceso político-militar maliense, en el cual se percibe que la junta golpista, encabezada por el capitán Amadou Sanogo, y su grupo de oficiales subalternos al parecer con escasa preparación para la asonada, no desean enfrentar a la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (Cedeao)

Ese grupo dijo estár dispuesto a emprender negociaciones para recomponer la institucionalidad, lo cual para el auditorio subregional podría significar el restablecimiento del presidente defenestrado, Mamadou Toumani Touré, y comenzar una etapa de diálogo con toda la sociedad civil e incluso con la guerrilla tuareg.

Un contacto similar abriría para encontrar una solución negociada al asunto de la demanda territorial del MNLA, que plantea la soberanía de la región de Azawad, ubicada al norte del río Níger y que consideran la cuna natural de la comunidad, aunque todos los guerrilleros no comparten el mismo criterio.

Esas diferencias evidencian que la heterogeneidad de conceptos e intereses está presente tanto en la guerrilla, en la cual los más radicales quieren la total secesión del territorio de Azawad, clasificada como franja sahelo-sahariana, de la composición maliense.

Las consignas de los ultras identifican a Bamako con los usurpadores e invasores.

Tal postura ideopolítica complica la crisis que desde enero pasado sufre el país y lo sitúa al borde de la ruptura del consenso nacional, lo cual también equivale a la convivencia.

Un elemento de mucho interés en este contexto y que confirma los diversos puntos de vista existentes es la actitud de una parte de los guerrilleros, que desean algún tipo de contacto o intercambio con la junta militar, la que evidencia falta de un programa de ejecución inmediata y va perdiendo la guerra.

El MNLA asumió la realización de los primeros ataques contra el ejército en enero, en localidades cercanas a la frontera argelina, "que prosiguieron hasta la caída en los últimos días de las capitales de las tres regiones administrativas del Norte: Kidal y Gao (noreste) y Tombuctú (noroeste)", reseñaron medios de prensa.

Las más recientes jornadas sobre el estado de la contienda armada fueron analizadas por los líderes de la Cedao en una reunión cumbre que determinó implementar medidas de presión contra la junta militar maliense.

En el encuentro, los gobernantes amenazaron con intervenir militarmente contra el órgano castrense y anunciaron un embargo total e inmediato y aunque esto podría considerarse una decisión controvertida, por aquello de respetar soberanía y jurisdicción, existen antecedentes en que la Comunidad fue más allá de esos límites.

Un precedente fue que en marzo de 1996, un civil, Ahmed Tejan Kabbah, del Partido Popular de Sierra Leona, resultó electo presidente y gobernó hasta mayo de 1997, cuando fue derrocado por un golpe militar, encabezado por Johnny Paul Koroma, quien luego sería expulsado del poder por una fuerza militar de la Cedeao, el Ecomog.

El Ecomog es el Grupo de Monitoreo de la Comunidad, pero con fuerza y nivel de decisión suficientes para tratar de poner fin al conflicto armado maliense, el cual ha ganado también en participantes, pues además del MLNA y el ejército actúan fuerzas vinculadas con Al Qaeda en el Magreb Islámico y Ansar Dine.

Ansar Dine es menos conocido por la opinión pública y lo que pretende es establecer la aplicación extrema de la Sharia (legislación islámica).

También otro factor de conflicto es la presencia en ese escenario de grupos de desertores o de exintegrantes de las fuerzas armadas que no concordaron con los golpistas o que quedaron en una situación de desorientación en el transcurso de los combates contra los guerrilleros tuareg.

Fuente: http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=494049&Itemid=1

teleSUR-Prensa Latina/YIB
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales